HISTORIA

Con la creciente oferta educativa se hizo necesario implementar el servicio alimentario. Se observó que las familias con escasos recursos económicos evitaban enviar a sus hijos a las nacientes escuelas debido a la incapacidad para alimentarlos, y aquellos que asistían padecían en el aula los rigores del hambre.

Tal situación motivó a la construcción de comedores escolares en la mayoría de las sedes educativas con la cooperación de la alcaldía. 

En el 2015 la alcaldía disminuyó la atención a los estudiantes.

Debido a la fuerte necesidad de acompañamiento en comida, se solicitó una colaboración con Arroz Zulia, algunos locales de Cenabastos y otras entidades que se unieron a la acción. 

Fue así posible apoyar a 200 beneficiarios en el comedor Papa Francisco, en el barrio Camilo Daza.

Posteriormente, frente a la necesitad de incrementar el servicio, con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), de Acción Contra el Hambre y de Cooperación Española, se inauguraron otros dos comedores: Selva de Rosas en El Barrio Caño Limón y Madre de los Migrantes en El Barrio José Bernal, inaugurado en febrero 2019 .

 

POBLACIÓN OBJETIVO

Al inicio del proceso la idea era brindar un sustento a la mayor población posible. De a poco se hizo necesario priorizar parte de la población que mas necesitaba: migrantes, retornados, familias mixtas y población vulnerable.

Hoy el comedor Papa Francisco brinda 400 desayunos y 400 almuerzos cada día, el comedor Selva de rosas facilita 800 desayunos y 800 almuerzos y Madre de los Migrantes atiende 600 personas por día.

 

En el 2018 se atendieron 11265 personas en modalidad almuerzo, de las cuales 5017 en el comedor Papa Francisco y 6248 en el comedor Selva de Rosas (inaugurado en mayo 2018).

El 69,33% del total era migrante, 1,43% retornados y 29,24% vulnerables locales.