Indulgencia Plenaria para los enfermos de Coronavirus

El #PapaFrancisco hizo una homilía por el sufrimiento del mundo, adorar al santísimo e impartir la bendición extraordinaria. La indulgencia plenaria que fue recibida por la humanidad como el perdón universal de los pecados, la imparten los pontífices solo el 25 de Diciembre y el Domingo de Pascua.

“Al igual que a los discípulos del Evangelio, nos sorprendió una tormenta inesperada y furiosa. Nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados; pero, al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos”.  papa francisco.

Ante la pandemia del #coronavirus la Penitenciaria Apostólica publicó el 20 de marzo un decreto para conceder el don de indulgencias especiales a los fieles que sufren la enfermedad de COVID -19, así como a los médicos, enfermeros y enfermeras, encargados de reponer los productos en los supermercados, transportistas fuerza de seguridad, voluntarios, sacerdotes y tantos otros que comprendieron que nadie se salva solo.

Al día de hoy en Colombia hay 539 casos de coronavirus y 6 fallecidos. El departamento de Norte de Santander tiene 15 personas contagiadas en esta zona de frontera con Venezuela.

Durante su meditación del Evangelio de Mateo capítulo, 8, versículos del 23 al 27, el sumo pontífice señaló la necesidad de cimentar nuestras vidas en lo que no es vano, lo que no es pasajero; enseñanza que nos esta dejando esta crisis mundial.  

“La tempestad desenmascara nuestra vulnerabilidad y deja al descubierto esas falsas y superfluas seguridades con las que habíamos construido nuestras agendas, proyectos, rutinas y prioridades”.

Hizo un llamado a la humanidad a restablecer el rumbo, a la unidad y la esperanza para que desde el confinamiento y el aislamiento como máxima medida para contener la propagación del virus elevemos nuestras suplicas a Dios.

La pregunta que nos hace Jesús hoy es: “porque tanto miedo? Que poca fe tienen ustedes”.

En la ceremonia el sucesor de san pedro nos hace un llamado en esta cuaresma en momentos de prueba a comportarnos como hermanos, que frente al sufrimiento descubrimos la oración sacerdotal de Jesús para que todos sean uno.

La importancia de readaptarnos a nuevos hábitos ante la crisis, “pero de la mano del señor que no nos abandona a merced de la tormenta, sino que podemos descargar nuestro agobio porque sabemos que nos cuida”.